Te preguntan si estás en la luna…

Y tú contestas que sí, que allí es donde mejor te encuentras, que es a veces tu único refugio, que allí te diviertes jugando al escondite con los habitantes de la cara oculta y que nunca os encuentra el astronauta..

Te dicen que bajes de la luna…

Y tú contestas que no, que ellos no saben que en las noches de tierra llena, te gusta salir a pasear por la arena de las playas de la luna, que el mar es siempre allí un rumor lejano y que buscando el agua que nunca aparece vas cantando y descifrando algún secreto de la vida…

Tus formas, tus motivos, tus caminos, tus valles, tus mares, tus ausencias, el paisaje que ves y sientes en tus soledades, así son los vestidos de las Playas de la luna.