Lo original siempre tiene que ser imprevisto y por eso te digo que el búfalo africano sueña siempre con zapatos de charol y buñuelos de viento, quien sabe...

Y no te extrañe que al hablar de los vestidos de esta colección se me vaya el pensamiento a la lista de la compra, o se pose en tu recuerdo, o se me vuele persiguiendo un globo que se me escapó, quien imagina…

Cuánto cuesta encontrar algo distinto, alguien diferente que nos cuente cosas de ese mundo, que sería también el nuestro si nos atreviéramos a soltar este aburrido lastre al que llamamos cordura.

Un homenaje a Italo Calvino (de quien tomamos prestado el nombre), un guiño al surrealismo y a la sorpresa, a la aventura de quien se atreva a salirse de camino. Así es esta colección… disculpad, alguien está llamando a mi puerta...¿o es a la tuya?